Bulletin n° 17 - août 2018

 


Los derechos de los pueblos indígenas en América Latina

Alice Bordas


Résumé

Effectué dans le cadre de l’étude des droits de l’homme en Amérique latine, cet essai se consacre à l’analyse de trois textes représentatifs de l’évolution des droits des peuples autochtones en Amérique latine. Il s’agit de s’intéresser à la protection octroyée à ces droits à l’échelle régionale et internationale notamment par la Cour Interaméricaine des Droits de l’Homme (CIDH) et par l’Organisation des Nations Unies. Il transparait que la revendication par les peuples autochtones de leurs droits mêle protection des droits de l’Homme à la lutte pour la réappropriation et la promotion de leur héritage culturel. Le premier texte aborde l’émergence des droits des peuples autochtones dans la jurisprudence de la Cour Interaméricaine des Droits de l’Homme par le biais du droit à la propriété privée. Le deuxième texte est une décision rendue par la CIDH dans un conflit entre l’état équatorien et le peuple Quichwa. Il illustre comment cette juridiction régionale s’est servie du droit à la propriété privée pour étendre la protection des peuples autochtones à d’autres droits de l’Homme face aux violations étatiques. Le troisième texte est la Déclaration des Nations Unies sur les Droits des Peuples Autochtones qui acte au niveau international les revendications des peuples autochtones en leur reconnaissant des droits spécifiques qui vont au-delà des droits de l’Homme consacrés par les grands pactes internationaux.

Abstract

This work is a short review of Human Rights in Latin America, with a particular focus on the evolution of Indigenous Peoples’ Rights based on the analysis of three different legal texts. The essay focuses on the protection of rights provided by the Inter-American Court of Human Rights (ICDH) and the United Nations Organization at a regional and international level. It emphasizes the fact that Indigenous Peoples’ Rights encompass the protection of Human Rights as well as the promotion of Indigenous Peoples’ cultural heritage. The first text deals with the emergence of Indigenous Peoples’ rights in ICDH case law through the concept of property right. The second text is an ICDH ruling on a dispute between the State of Ecuador and the Qichwa people; a ruling that illustrates how a regional court such as the ICDH used property right to extend the protection of Indigenous Peoples’ Rights to other Human Rights when dealing with violations committed by the state. The third document is the United Nations Declaration on the Rights of Indigenous Peoples that acknowledges their fight and that sets specific international benchmarks for the protection of Indigenous Peoples Rights, which go beyond mere Human Rights as defined by the great international covenants.

Mots-clés

Droits de l’homme, Amérique latine, droit des peuples autochtones, Cour Interaméricaine des Droits de l’Homme, autodétermination

Key-words

Human Rights, Latin America, Indigenous Peoples’ Rights, Inter-American Court of Human Rights, self-determination




En América Latina, los derechos de los pueblos indígenas aparecieron en los años 80. Son la consecuencia de la promoción internacional del derecho a la autodeterminación en el contexto histórico de la descolonización después de la segunda guerra mundial. Los temas que aparecen cuando se habla de derechos de los pueblos indígenas son: la negación de los derechos humanos de estas minorías y la explotación de los recursos naturales y de la tierras que ocupan los pueblos indígenas.

La reivindicación de estos derechos ha ido aumentando durante las ultimas décadas. Primero se hizo frente a los jueces, varias demandas fueron presentadas y resultaron en fallos en las cortes constitucionales pero, sobre todo, en la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH). También, la doctrina trabaja sobre el tema de los derechos de los pueblos indígenas, específicamente sobre la integración de estos derechos como una nueva categoría en sí misma de los derechos humanos. Hay muchas discusiones porque algunos autores piensan que los derechos de los pueblos indígenas constituyen una nueva categoría de derechos da do que atribuyen derechos específicos a un grupo de personas. Eso se ve como una contradicción al principio básico de los derechos humanos como la ausencia de distinciones entre los seres humanos. Además, son derechos individuales y no de grupo o colectivos. Sin embargo, otros piensan que son derechos humanos como los contenidos en las convenciones internacionales sobre los derechos humanos. Solo hace falta incorporar las filosofías indígenas a estos tratados lo que se propone hacer con nuevas convenciones. El resultado es, por ejemplo, la consagración de los derechos de los pueblos indígenas en la declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas del 29 de junio de 2006.

En consecuencia, para entender este tema, es necesario reflexionar sobre la evolución de la construcción de los derechos de los pueblos indígenas en América Latina. Este ensayo se concentra sobre el análisis de tres textos que ilustran esta evolución.

1. “Los indígenas en la jurisprudencia de la corte interamericana de derechos humanos”,[1] Sergio García Ramírez

Esta publicación fue escrita por un juez de la corte interamericana quien da una perspectiva histórica sobre los fallos importantes y la construcción de los derechos de los pueblos indígenas en la CIDH.

El autor se refiere a tres fallos para ejemplificar su argumentación. El primero es el caso de la Comunidad Moiwana en Surinam. El segundo trata de la Comunidad Indígena Yakye Axa en Paraguay. El tercero se concentra sobre la organización Yatama en Nicaragua. García Ramírez intenta mostrar cómo se hizo la integración de los derechos de los grupos indígenas al corpus de los derechos humanos. Su tesis, y entonces la jurisprudencia de la CIDH, se basan sobre la noción de territorio. Las violaciones de los derechos de pueblos indígenas ocurren, en la mayoría de los casos, cuando se quierens explotar los recursos naturales. Los países de América Latina están desarrollando políticas de industrialización para integrar el mercado económico internacional. Sus riquezas son materias primas y la producción agrícola. Estos sectores necesitan la explotación de largas porciones de territorios y la implementación de políticas de desarrollo rural de gran escala.

La presencia de pueblos indígenas sobre estas tierras es anterior a la conquista, a la colonización y a la organización estatal del territorio. En su publicación, el juez García Ramírez nota que muchas veces, estos pueblos no poseen un acto jurídico oficial que les reconoce como los dueños de estas tierras. Sin embargo, en sus jurisprudencia, la CIDH reconoce que existe un “derecho histórico a la propiedad sobre estos territorios”. Este derecho histórico es un derecho comunitario reconocido a un grupo, a un pueblo y no a una persona específica. No es en su esencia un derecho subjetivo individual, pero la CIDH se sirve del derecho de propiedad histórico para establecer una conexión entre los derechos de los pueblos indígenas y el derecho a la propiedad individual reconocido en todas las convenciones internacionales y en las constituciones. Es decir que el derecho a la propiedad histórico, reconocido a los pueblos indígenas sobre sus tierras sirve como un puente entre la categoría de los derechos comunitarios de los pueblos y los derechos humanos.

2. Fallo “El pueblo indígena Kichwa de Sarayaku vs Ecuador”, CIDH, 27 de junio de 2012

Este es el caso de la explotación de petróleo por una empresa privada en el bloque 23 de la Amazonia ecuatoriana sobre el territorio del pueblo Kichwa de Sarayaku. Los hechos pasaron entre 2002 y 2004, la comunidad Kichwa presentó una demanda sobre hechos de amenazas y hostigamientos en perjuicio de líderes, miembros y un abogado de Sarayaku. Las tensiones resultaron en la militarización de la zona. Este caso ilustra como la CIDH trata la violación del derecho a la propiedad y las violaciones conexas de los derechos humanos en el contexto de los derechos de los pueblos indígenas.

Primero, es importante notar que los territorios donde ocurrieron los hechos pertenecían a la comunidad Kichwa según una ley de 1999. Segundo, se debe tomar en cuenta que la constitución ecuatoriana fue revisada en 2008 pero no estaba vigente al momento de los hechos. Bajo las disposiciones de la nueva constitución, los derechos de los pueblos indígenas están explícitamente protegidos así como los derechos de la naturaleza con el concepto del “buen vivir” promocionado por el gobierno de Rafael Correa.

La sentencia está dividida entre dos temas jurídicos: por un lado, el derecho a la consulta y a la propiedad comunal indígena y, por el otro, los derechos a la vida, a la integridad personal y a la libertad personal. El derecho de propiedad es calificado de “comunal” en la sentencia y está conectado con la libertad de expresión y más generalmente con derechos políticos. Uno de los derechos protegido y promocionado por la categoría de los derechos de los pueblos indígenas es el derecho a la identidad cultural. Estos derechos fundamentales están acompañados por garantías procesales y el acceso a la justicia que es un tema fundamental en la promoción de los derechos de los pueblos indígenas. Muchas veces, el acceso a la justicia involucra actores de la sociedad civil como las organizaciones no-gubernamentales.

La sentencia de la corte reafirma explícitamente que la protección de estos derechos es la prerrogativa del estado. Cuando las violaciones provienen de empresas privadas extranjeras, pueden ocurrir fácilmente conflictos de jurisdicción.

3. La Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas del 29 de junio de 2006

Frente a la debilidad del Estado y la corrupción de la justicia en los países de América Latina, el derecho internacional y los tribunales supraestatales como la CIDH tienen un papel muy importante para la promoción y la protección de los derechos humanos y de los derechos de las minorías como los pueblos indígenas. Esta dinámica no se limita al continente americano. Se puede observar en otros países donde todavía viven pueblos autóctonos. El resultado de la promoción internacional del derecho de los pueblos a la autodeterminación que nació en África en el periodo de la descolonización, es un movimiento de cooperación entre estos diferentes pueblos en el mundo. Sus reivindicaciones a nivel internacional tienen por objetivo que se tomen en cuenta en las negociaciones internacionales temas como la identidad cultural, el derecho a la propiedad sobre territorios ancestrales y derechos políticos. El programa de Acción de Viena de 1993 reconoce este derecho a la autodeterminación y la necesidad de promoverlo. Las amenazas sobre la sobrevivencia de modos de vida ancestrales son reales y siguen creciendo con la aparición de amenazas ambientales. La consagración de derechos ambientales como el acceso al agua potable, al aire limpio o a un medio ambiente sano como derechos individuales subjetivos extiende aun más el corpus de los derechos humanos en las convenciones internacionales.

Resultó de estas evoluciones la declaración de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas de 2006 que formaliza el consenso mundial que se notaba a nivel regional, por ejemplo, en la jurisprudencia de la CIDH. Esta declaración tiene las mismas disposiciones básicas que las convenciones internacionales sobre los derechos humanos como la Declaración Universal des los Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Civiles, entre otros. Sin embargo, hace al mismo tiempo una síntesis de los temas específicos a los derechos de los pueblos indígenas: el derecho a la diversidad, la existencia de injusticias históricas, los derechos de los pueblos a sus tierras, sus territorios y recursos, la promoción de su cultura, de las practicas tradicionales, la desmilitarización de sus tierras, etc.

Por último, uno de los puntos más interesante de esta declaración es la influencia de los temas ambientales en la declaración. En la declaración se reconoce que el “respeto de los conocimientos, las culturas y las prácticas tradicionales indígenas contribuye al desarrollo sostenible y equitativo y a la ordenación adecuada del medio ambiente.” Esta disposición va más allá de la filosofía del derecho ambiental conceptualizado en los tratados ambientales internacionales vigentes. La idea de esta disposición es reconocer que el modo de vida y la cultura de los pueblos indígenas está vinculado con la necesaria protección del medio ambiente. Eso se refiere a una corriente filosófica que quiere rehabilitar y promocionar una concepción holística de la vida y que caracteriza muchas culturas autóctonas. Esta filosofía todavía no se encuentra en la jurisprudencia de la CIDH que extrajo sus principios y filosofía del derecho romano y anglosajón. Sin embargo, esta corriente está ganando credibilidad y está aún más presente en las negociaciones internacionales. Un ejemplo es la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los derechos de la Madre Tierra que tuvo lugar en Bolivia en 2011. Otro ejemplo, y el más pertinente, es la adopción de cinco resoluciones que se llamadas Harmony with nature por la Asamblea General de las Naciones Unidas[2].



1 - SERGIO GARCÍA RAMÍREZ, Los indígenas en la jurisprudencia de la corte interamericana de derechos humanos. Acervo de la Biblioteca Jurídica Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México  [retour]

2 - Véase http://harmonywithnatureun.org  [retour]

 

ISIT - CRATIL

39 bis rue d'Assas
75006 Paris
+33 (0)1 42 22 33 16 
Design: Page18 Interactive
Le Bulletin du CRATIL - ISSN 2263-7591 2015-Tous droits réservés ©